La batería es la responsable del 30% de las averías en verano, según una importante cadena de talleres nacional, que asegura que las culpables de estas molestas incidencias son las altas temperaturas que se registran por la canícula.

Por detrás de ella (con el 25% de las averías) se encuentra el motor, cuyo abanico de causas puede ser «muy amplio».

Al respecto, advierte de que hay que prestar especial atención a los problemas derivados de la refrigeración y a los que se hace poco caso porque solo se comprueba el aceite (causa el 4% de las averías).

Sobre este punto, se avisa de que un problema de refrigeración puede ser «asintomático» en trayectos cortos por ciudad, pero dar la cara en carretera y dejarnos tirados.

Otro de los elementos del vehículo que más sufren en verano son los neumáticos, ya que al estar sometidos a altas temperaturas tienden a aumentar de presión, lo que puede provocar un reventón y causar un accidente.

A pesar de que no son muy frecuentas (provocan el 15% de las averías) sus causas pueden ser muy peligrosas para los ocupantes del vehículo.

Finalmente, cierran la lista de los componentes más vulnerables de un vehículo el aire acondicionado (un aparato fácil de mantener, pero caro de reparar) y el filtro del habitáculo, que tiende a ensuciarse con facilidad y acaba afectando a la calidad del aire en el interior del coche.

Por eso, revisar regularmente tu vehículo, una vez al año y tras largos periodos parado, es fundamental para garantizar la seguridad y confort de los sistemas y elementos que este incluye.

«Los malos olores de los que se quejan muchos clientes últimamente derivan de haber estado el coche arado mucho tiempo durante el confinamiento. Las hojas y suciedad, junto con la lluvias, generan depósitos en los conductos de ventilación que emiten malos olores. Al circular, estos depósitos pasan a los filtros del habitáculo. Conviene limpiarlos y, si están muy deteriorados, cambiarlos por uno nuevo. Al no ser una pieza cara es, quizás, lo más recomendable. También sugerimos limpiar los conductos de ventilación con un tratamiento de ozono o similar.»

Antes de volver a la rutina tras las vacaciones, revisa tu coche.